La cubierta térmica Sodramar Geobubble está diseñada a 400 micrones para ser casi el doble que las cubiertas tradicionales, además de un nuevo estándar de la más alta calidad y rendimiento, científicamente diseñada y rigurosamente probada para ahorrar recursos vitales.
Las cubiertas sufren una amplia exposición a los rayos ultravioleta y al ataque químico, el diseño de Geobubble se desarrolló específicamente para su uso en este entorno para ayudar a que sea más resistente contra estos elementos. Este material está diseñado en dos capas donde una de ellas está moldeada al vacío, las burbujas “tradicionales” tienen áreas de “tensión” más grandes, cuando estén en uso serán las primeras en mostrar desgaste.

La forma en que está diseñada la Geoburbuja elimina la tensión residual causada por este proceso, proporcionando una sección transversal de la burbuja que es un 50 % más gruesa en el punto más vulnerable. El arco estructural brinda soporte para ayudar a prevenir el colapso de las burbujas y resistir la expansión del aire cuando está en la piscina. Esta innovación proporciona un material más duradero, lo que permite una vida útil hasta un 25 % más prolongada que las cubiertas de blíster "tradicionales".

Además de ser un producto reciclable, Geobubble mantiene una temperatura estable, reduce la evaporación del agua y, en consecuencia, el uso de productos químicos y reduce la contaminación del agua por desechos. Por todo este desempeño, también es indicado para clubes, condominios y lugares donde el tratamiento químico del agua es muy intenso.

En el caso de una piscina irregular, se debe moldear la cubierta con la forma de la piscina con unas tijeras o una navaja multiusos.