Divertirse en la piscina es realmente una delicia, sobre todo para los niños. Sin embargo, para que la diversión de los niños no se vuelva peligrosa, vale la pena tomar algunas precauciones. además de limpiar, la piscina debe ser segura, para evitar accidentes trágicos y sorpresas desagradables.

¿Quieres saber qué hacer para asegurarte de que los más pequeños estén seguros? enumeramos algunos cuidado de niños en la piscina en la publicación de hoy. ¡Verificar!

1. Las boyas no protegen completamente

La sensación de seguridad que conlleva el uso de un flotador puede incluso ser reconfortante. Pero no hacen el trabajo completo. El hecho de que el niño esté usando un flotador no significa que deba dejar de ser supervisado por adultos mientras está en el agua.

Y eso no depende de si la piscina es poco profunda o más profunda. Las boyas redondas, por ejemplo, giran fácilmente. Si el niño no sabe nadar, es preferible utilizar los que funcionan como un chaleco salvavidas y se mantienen pegados al cuerpo.

La elección del flotador adecuado también debe respetar el tamaño y el peso del niño.

2. Jugar al borde de la piscina puede ser peligroso

El riesgo de lesiones y caídas, dentro y fuera del agua, es grande con algunos tipos de juegos y juegos. A los niños les encanta correr, y con los pies y el cuerpo mojados será mucho más fácil resbalar.

Las caídas pueden ser críticas y lesionar áreas sensibles como la cabeza.

Es ventajoso que el suelo alrededor de la piscina no facilite los resbalones. Ya es posible encontrar suelos antideslizantes para esas superficies. Y un revestimiento que tenga una baja tasa de absorción de agua puede ser más resistente.

Aun así, es importante orientar a sus hijos y amigos para que no corran, y utilicen siempre la escalera para entrar y salir de la piscina.

3. Cuidado de niños en la piscina y cloro

El cloro es uno de productos químicos más utilizado para mantener agua desinfectada. Sin embargo, esta sustancia puede causar irritación en las mucosas y los ojos cuando se usa en exceso.

Esto puede ocurrir especialmente en niños pequeños y bebés, ya que tienen una piel más sensible.

La preocupación no debe ser tanta, si el niño asiste a la piscina esporádicamente. Sin embargo, si la frecuencia es mayor, vale la pena buscar soluciones menos agresivas para tratar el agua.

4. Los niños menores de edad deben ir acompañados de un adulto

Métete en la piscina con tu hijo si tiene menos de cuatro años y nunca te alejes demasiado de él. La altura de un brazo extendido debe ser la distancia máxima del pequeño, para poder auxiliarlo rápida y adecuadamente en cualquier eventualidad.

Incluso si la piscina es muy poco profunda, pueden ocurrir accidentes. Si el espacio está siendo utilizado por otras personas al mismo tiempo, el cuidado de niños en la piscina hay que redoblar.

5. Hay que evaluar la profundidad de la piscina

No permita que un niño de cualquier edad esté solo en una piscina muy profunda. Especialmente si no puede tocar el fondo de la piscina sin sumergirse. Aunque sepa nadar, es conveniente supervisarlo si puede moverse por sí mismo.

No permita bromas como hundir al colega, poner peso sobre su cabeza.

En estas situaciones, toda atención es fundamental. En cuestión de segundos pueden ocurrir accidentes. Una conversación cuidadosa con los niños sobre las reglas y los peligros de la piscina es muy importante.

Si presta mucha atención a la cuidado de niños en la piscina, puedes divertirte sin tener ningún tipo de susto!

¿Te gustaron los consejos sobre cuidado de niños en la piscina? ¡Deja aquí tu comentario con dudas o sugerencias!